Rollitos de salmón ahumado y 7 claves para mantener el romanticismo



Hoy es San Valentín, el día del amor por eso le dedicamos más tiempo a nuestra pareja aunque veces con el paso de los años la monotonía y la rutina entra en nuestras relaciones y es difícil mantener encendida la llama pero… tengo una buena noticia! 🙂 en un estudio de la Universidad de Stony Brook, en New York, realizado con parejas que llevaban muchos años juntas se demostró que es posible mantener durante décadas el enamoramiento propio de los primeros e intensos meses de noviazgo.¿Cómo se pueden mantener las sensaciones y emociones de los primeros años de enamoramiento?

En primer lugar es muy importante no dejarse llevar por la rutina y la monotonía del día a día. Para empezar a revitalizar la relación puedes hacer algo tan simple como aumentar los gestos de afecto, besoscaricias, decir Te quiero más a menudo.

Si estás decidido a reconquistar a tu pareja aquí tienes siete claves muy sencillas que te ayudarán.

    • Empieza con pequeños detalles como llevarle el desayuno a la cama o preparar su plato preferido acompañado de una nota romántica o una llamada de teléfono para saber cómo está. Lo importante es que le hagas sentir que estás cerca, hay muchas formas para ‘recordarle’ que le quieres. Elige la que mejor se adapte a vosotros.
    • Deja el mal humor del día fuera de casa, la rabia y la tensión que acumulamos cuando estamos fuera de casa puede ser uno de los motivos que nos hagan enfadar y no disfrutar con nuestra pareja. Tómate un tiempo libre para relajarte después ayuda a tu pareja y haz que se sienta bien.
    • Los juegos, la complicidad y el sexo hacen que nos unamos más a nuestra pareja, por eso  no podemos descuidarlos nunca. Además son ocasiones perfectas para combinar romance y erotismo, para hacer que nuestra pareja se sienta deseada y sepa lo importante que es para nosotros. No debemos caer en la rutina sexual,mantener viva la llama es fundamental para que el romance esté siempre en nuestra relación.
    • Vístete como a él o ella le gusta y lúcete con la ropa interior. Si hace tiempo que ya no te ocupas de esos detalles, es una buena oportunidad para volver a sentirse sexy.
    • Los recuerdos de los buenos momentos vividos son importantes, muchas veces tendemos a recordar solo los aspectos negativos. Crea con tu pareja una “memoria común”. Cread un único recuerdo de ese momento especial aportando cada uno lo que más le gustó o con lo que más disfrutó. Podéis usar imágenes, música, describir sensaciones…
    • No dejarnos llevar por la rutina, es normal que tengamos que hacer determinadas labores todos los días pero intenta sorprender a tu pareja con algo diferente como por ejemplo preparando un baño de burbujas, con velas, pétalos de rosa y música romántica o haciéndole un masaje o preparando una cena romántica.
  • Compartir tiempo. Es importante encontrar tiempo para vosotros dos para que os relajéis y disfrutéis de vuestra compañía.

Si han pensado preparar una cena romántica te doy una idea deliciosa y muy fácil para que tengas tiempo para ponerte guapa o guapo, preparar el ambiente y disfrutar. ¡Feliz San Valentín!

Rollitos de salmón ahumado

Ingredientes (para 2 personas) abundante

  • 200 gr de salmón ahumado
  • 120 gr de queso fresco
  • 200 gr de surimi sin gluten
  • 2 cucharadas de nata
  • Eneldo fresco
  • 1/2 limón
  • Semillas de amapola

Preparación

Esta receta la he sacado del libro de cocina italiana “Cucinare da Chef” Ed. Giunti Demetra.

Lo primero que tenemos que hacer cortar en trocitos pequeños el surimi y lo mezclamos con el queso. Cuando tengamos una mezcla homogénea, picamos el eneldo muy finito y lo añadimos, removemos todo de nuevo.

Cortamos en tiras el salmón de unos 4 centímetros de ancho por unos 10 cm de largo. Con una cucharilla ponemos dos cucharaditas de la mezcla y lo extendemos dejando un centímetro o un dedo en la orilla sin cubrir para poder enrollar el salmón bien. Enrollamos el salmón y lo colocamos en una bandeja, seguiremos haciendo los rollitos hasta que se termine todo el salmón.

Dejamos la bandeja en el frigorífico hasta la hora de servir, al emplatar echamos el zumo de limón y las semillas de amapola por encima.